El Pais - 18 - Abr - 2000
La ONU alerta del "devastador" deterioro de los ecosistemas

ISABEL PIQUER, Nueva York
El actual deterioro del ecosistema mundial, debido a la constante explotación de los recursos naturales, podría tener consecuencias devastadoras sobre el desarrollo humano y la vida del resto de las especies animales, asegura el informe de la ONU World Ressources 2000-2001, hecho público ayer. El estudio recomienda a los gobiernos que revisen sus políticas medioambientales y estudien nuevas formas de crecimiento económico si quieren conservar los recursos más esenciales para el hombre.

Las conclusiones del informe elaborado conjuntamente por la agencias de desarrollo y medioambiente de Naciones Unidas, el Banco Mundial, y el Instituto de Recursos Mundiales, son escalofriantes: la mitad de las tierras fértiles han desaparecido en los últimos cien años; los bosques mundiales también ha perdido la mitad de su superficie debido a las crecientes necesidades de alojamiento de la población mundial; el 9% de las variedades de las especies de árboles corren riesgo de extinción; la deforestación tropical excede los 130.00 kilómetros cuadrados por año; las flotas pesqueras son un 40% más grandes de lo que los oceanos pueden soportar; el 20% de los peces de agua dulce están en peligro de extinción. Estos sólo son algunos de los datos que avanza el estudio que pone de relieve la absoluta despreocupación por el medio ambiente de los países ricos y pobres.

"Durante demasiado tiempo, las prioridades de desarrollo sólo se han centrado en lo que podemos tomar del ecosistema, sin prestar atención al impacto de nuestras acciones" dijo el jefe de la agencia de desarrollo de la ONU, UNDP, Mark Malloch Brown.

"Los gobiernos y las compañías deben repensar su criterios de crecimiento económico", dijo James Wolfensohn, presidente del Banco Mundial. "Los pobres, que a menudo dependen directamente del ecosistema para sobrevivir, son los que más sufren cuando se degrada", añadió.

Escasos conocimientos

Klaus Topfer, uno el responsable de la agencia para el medio ambiente de la ONU dijo: "Nuestro conocimiento del ecosistema ha aumentado de forma increíble pero no ha podido alterar nuestra escasa habilidad por conservarlo", comentó

Las actuales tendencias del desarrollo no auguran cambios previsibles en el deterioro de los recursos mundiales a menos que los gobiernos tomen en mano la situación. El crecimiento de la población mundial va a agudizar los problemas de nutrición en los próximos 30 años, con 3.000 millones más de personas. El consumo de recursos naturales por las economías industriales sigue siendo muy elevado, entre unas 45 a 85 toneladas por persona y año. El uso de energía ha aumentado de un 70% desde 1971 y se prevé que siga aumentando más del 2% anual en los próximos 15 años, lo que aumentará la producción de gases con efecto invernadero. El agua es sin duda el recurso más amenazado.