Contaminación lumínica en Navarra

Some rights reserved
 Fernando Jáuregui
Pica en la imagen para verla ampliada

Barañáin

Calle peatonal de Barañáin, localidad situada al lado de Pamplona en la que se ven las hileras de farolas tipo globo y su efecto en la iluminación de la calle y de las casas. 

Al fondo, situada en el polígono industrial de Landaben, se aprecia la chimenea de la planta de pintura de la factoría de VolksWagen-Navarra.



Barañáin

Un plaza peatonal de la misma zona que la imagen anterior. Aquí se aprecia cómo las farolas tipo globo producen intrusión lumínica en los hogares particulares. 

Vecinos de estas viviendas presentaron una reclamación al Ayuntamiento de Barañáin para que se apantallaran estas farolas. 

Barañain

Una farola con forma de semiesfera, con la lámpara incluída en la parte interior de la misma y revestida de un elemento óptico reflectante, es una de las soluciones más eficientes desde el punto de vista energético para conseguir una iluminación dada. Este tipo de farolas, bien situadas evita uno de los problemas más comunes en la iluminación de nuestras ciudades: la intrusión lumínica.

Barañáin

En esta esquina del municipio de Barañáin confluyen dos tipos de farolas: a la derecha un globo que pertenece a un paseo peatonal y a la izquierda una farola con el hemisferio superior opacado de la calle que lo cruza. Nótese la diferencia en la efectividad de ambos modelos a la hora de cumplir su objetivo: iluminar la calle. A la izquierda se ve la acera iluminada y a la derecha, justo debajo de la luminaria, se ve incluso en sombra. Nótese también la diferencia de luminosidad en las fachadas del edificio que dan al paseo peatonal (farolas de globo) y las que dan a la calle (farolas con el hemisferio superior opacado)



No deja de ser sorprendente que una fábrica que dispone del certificado de buena gestión medioambiental ISO14001 y que hace gala de eficiencia energética en sus procesos de fabricación y de constantes iniciativas para la conservación del medio ambiente, haga oídos sordos a las demandas para que racionalicen la señalización de esa chimenea. 

La luz enviada directamente al cielo por esos proyectores es visible desde cualquier punto de la comarca de Pamplona y constituye uno de los principales focos de contaminación lumínica en esta zona.

Chimenea VW Navarra

Cuatro proyectores de 1.800W cada uno iluminan desde abajo la chimenea de hormigón de la planta de pintura de la factoría VolksWagen-Navarra, en el polígono industrial de Landaben (cerca de Pamplona). Esta iluminación se instaló a finales de 1999 según las indicaciones del Servicio de Planificación Aeroportuaria de la Dirección General de Aviación Civil del Ministerio de Fomento, de quien dependía en ese momento este tipo de edificaciones. La sección CelFosc de Navarra informó a primeros de año a responsables de esa factoría que la normativa actual permite señalizar ese tipo de chimeneas con cuatro balizas a metro y medio de la culminación (ya instaladas) y otras cuatro a mitad de altura, constituyendo esta señalización una forma mucho más respetuosa con el medio ambiente nocturno, y mucho menos consumidora de energía que la actual. 



Cizur

Dos arcos de luz cruzan la rotonda de entrada Sur-Oeste de Pamplona a la altura de la localidad de Cizur Mayor. Le acompañan sendas barandillas luminosas (a la altura de los ojos en la rotonda elevada) y cientos de farolas en el centro y a ambos lados de la autovía. El conjunto constituye una de las actuaciones de iluminación de exteriores más aberrantes que se puede encontrar en una vía pública. La instalación produce sobre-iluminación, deslumbramiento a conductores y viandantes, intrusión lumínica en las viviendas cercanas, emisión directa al cielo de una parte importante de la luz y además, se han utilizado en los arcos y en las barandillas luminarias de vapor de mercurio (mucho menos eficientes que las de vapor de Sodio). ¿Alguien da más?

Pamplona

El resultado: la comarca de Pamplona se halla dentro de una enorme campana de luz visible desde decenas de kilómetros a la redonda. Este hecho se está agravando de manera notable en los últimos años, debido a la creciente demanda de viviendas unifamiliares en los alrededores de la ciudad que extienden y amplían la mancha de luz más allá incluso de las montañas que rodean la comarca. Incluso en los mapas de luminosidad artificial del cielo de Cinzano y Falchi de 1997, aparece el color blanco en Pamplona (luminosidad del cielo nocturno 27 veces superior a la luminosidad natural), ¡algo que no se aprecia en ninguna ciudad de Alemania!



www.celfosc.org